viernes, 30 de enero de 2009

Declaración - José Luis Zárate


DECLARACIÓN
José Luis Zárate

...fui yo. ¿Quién más hay en esta maldita luna? Fue tan sencillo manipular los tanques de oxigeno. Ya no soportaba más, los silencios, los reproches, la feroz indiferencia, y cuando le pedía un poco de atención, un par de minutos de charla, siempre, siempre, se colocaba la dichosa escafandra, ponía una esclusa entre nosotros y antes de salir me dirigía las únicas palabras del día:
—¿Sabes? Necesito salir a tomar aire...

Tomado de http://zarate.blogspot.com/

Volverán los oscuros ceniceros de tu cigarro cenizas a formar - José Luis Vasconcelos


VOLVERÁN LOS OSCUROS CENICEROS DE TU CIGARRO CENIZAS A FORMAR
José Luis Vasconcelos

Todo comenzó una tuberculosa mañana de diciembre. Los postes ladraban y perros sostenían alambres en sus picos. Una mujer gorda y perezosa masticaba encendedores, con el mismo desparpajo que estilan los verdugos cuando cortan cabezas nucleares o talan plantas de los pies.
Unos tiernos ceniceritos se repegaban modosamente a sus piernas peludas, pero todo era inútil. La obesa cuerpo de habano estaba decidida: tomó el sol y lo arrojó a los gallos que barritaban de gusto.
Todo se puso negro: el cielo fue un enfisema pulmonar.
Entonces comprendimos que un pigmeo hitleriano danzaba dentro del enorme pecho de la rolliza: detuvimos al mundo y nos bajamos antes de que iniciara aquel mítico diluvio de colillas.

Tomado de http://rojanota.blogspot.com/

Garantía BD - Armando Rosselot


GARANTÍA BD
Armando Rosselot

La garantía de su Bio-Doll RBTX1.4.
2 años completos.
Sobre fallas propias y de fabrica del instrumento.
No aplica: problemas por mal uso o manipulación. Fallas producidas por golpes o humedad excesiva (mojado) o por no seguir instrucciones de uso correctamente, por uso de pila no apropiada. Y por uso en actos de C-sexo extremo, tales como defecar el instrumento u orinarlo, golpearlo o reducir su CRP de respuesta rápida y su CRN de estímulo retardado.
El fraude ante inspector aplica multa de € 1000.

MSX Inc.

Revelación - Mónica Sánchez Escuer


REVELACIÓN
Mónica Sánchez Escuer

Después de cuatro cubas, ella lo mira con la certeza de haber encontrado los labios que tanto había buscado en otras bocas. Él, adivinándola, se acerca, le acaricia el cuello con los dedos, le dice dos palabras que nadie escucha y le inclina la sonrisa. Los cuerpos se precipitan sobre la mesa diminuta y las cubas, como ellos, se derraman en un largo beso. Como el licor sobre sus piernas, la sangre corre y los enciende. Sólo advierten que algo les ha caído encima cuando, al salir del bar en busca de algún paraíso donde desnudar su deseo, el aire les enfría de un golpe los pantalones y la piel. No hablan, sólo se ven unos segundos y descubren la mirada álgida que los despide.

Tomado de http://monicaescuer.blogspot.com/

Cuervos sobre cielo negro - Héctor Ranea


CUERVOS SOBRE CIELO NEGRO
Héctor Ranea

Dicen que si Einstein hubiese mirado el cuadro de maíz con cuervos espantados en la antesala de una tormenta de verano, hubiera comentado que sobre Van Gogh parecía pesar una forma de espacio y una cuestión del tiempo, que no hubiera podido resolver aunque supiera física. Eso estima Kurosawa cuando sueña.

Cuestión de colores - Sergio Patiño Migoya


CUESTIÓN DE COLORES
Sergio Patiño Migoya

Que el señor gato lleve un esmoquin blanco cuando sube a lo alto de la valla, no es casualidad. Las ovejas escuchan mejor a alguien que viste su color. En el fondo, ellas saben que, bajo la tela impoluta, el pelaje del señor gato es negro, pero se sienten mejor así.
Con los años, el señor gato ha refinado tanto el arte del disfraz que hasta las palabras que salen de su boca parecen blancas. Las ovejas las comen con gusto. Están felices de vivir en la granja porque fuera, dice el señor gato, merodean los lobos, negros como la noche.
Menos mal que el señor gato cuenta con el impagable servicio de los halcones. Si tuviera que hacer ciertas faenas, no podría lucir su esmoquin blanco. Al menos, mientras la sangre siga siendo roja.

Tomado de http://breventosybrevesias.blogspot.com/

María siempre virgen - Jorge Oropeza


















Poco a poco, María comenzó a regresar del sueño. El calor en la entrepierna aún permanecía. Los recuerdos borrosos y húmedos de la noche anterior la hicieron sonreír, mientras su mano quincuagenaria acariciaba, temblorosa de pasión, el gallardo y apuesto rostro de San Gabriel en su buró. Al abrir las sábanas, algunas plumas blancas enormes volaron por la habitación.

Tomado de http://www.elvacioquevincula.blogspot.com/

Sobre el autor: Jorge Oropeza

Clemencia - Amélie Olaiz

En múltiples vidas has sido madre, esposa, puta, reina, hija, bruja, amante, gata, hermana y víctima. Yo he sido verdugo, padre, rey, amante, hermano, macho, hijo, padrote, mago, esposo y mastín.
Hoy, por la transmutación de las almas, soy la mujer que escribe estas palabras, y tú, eres mi hombre.

Tomado de http://espaciosdispares.blogspot.com

Don Quijote 2005 - Diego Muñoz Valenzuela


DON QUIJOTE 2005
Diego Muñoz Valenzuela

Don Quijote resucita para celebrar sus cuatrocientos años. Recorre el globo dando conferencias que coronan los múltiples homenajes del mundo hispanoamericano. No sabe qué hacer con tantos viáticos y honorarios, y los acumula en los bolsillos de su traje de lino beige. Aburrido del constante acoso de admiradores y estudiosos, escapa por la puerta de servicio del lujoso hotel de turno y entra a una hamburguesería. Con tantos cócteles y cenas de celebración ha engordado visiblemente. Han tenido que confeccionarle sucesivas armaduras que se adapten a la creciente barriga. Con un fajo de dólares apretado entre sus dedos, se ubica en la fila más corta, evaluando doblar las raciones de queso y papas fritas. “La que se ha perdido Sancho por no acompañarme”, murmura y comienza a engullir su italiana especial.

Tomado de http://www.diegomunozvalenzuela.blogspot.com/

Temas de tapa - Jorge Martín


TEMAS DE TAPA
Jorge Martín

He leído con atención una noticia que me ha impactado. Y a todos sin distinciones en los círculos donde cabe el pensamiento. Una vez que se ha recuperado el aliento de los salones de la sociedad ilustrada aparece la reflexión. ¿Puede el espanto hincar el diente sobre tema más valioso que donde almuerzan los famosos? El último corte de pelo de un reconocido muy popular y las cantidad de butacas disponibles este verano. Suerte que la sequía nos consuma pensando, ajenos a los aumentos, inmunes a la guerra. Parece que la gente se casa menos, porque empezó el fin del mundo. ¿Por qué preocuparnos?, aseguran los expertos; después de todo empezó en otra parte. Queda toda una temporada, de aquí a que nos alcance.

miércoles, 28 de enero de 2009

Manipulados - Javier López


MANIPULADOS
Javier López

Hoy estuve en los estudios desde los que la cadena oficial de televisión Unitele nos ofrece cada día las noticias.
Era una visita guiada y solo podíamos movernos siguiendo al guía. Todos parecían muy preocupados de que no nos saliéramos de la ruta en ningún momento.
En un instante en que nadie parecía mirarme, atravesé una puerta que había llamado mi atención durante todo el tiempo.
Aquél era un lugar lleno de papeles y grabaciones, con poca luz y guardado como un secreto. Era el lugar donde se manipulan las noticias.
Tal como esperaba, pude comprobar que la mayoría de las cosas que nos habían contado en los informativos de los últimos meses, eran absolutamente falsas.

Tomado de http://www.meriendaenelparque.blogspot.com

Monólogo de la camisa - David Lagmanovich


MONÓLOGO DE LA CAMISA
David Lagmanovich

Una corbata roja pretendió anudarse a mi cuello, so pretexto de abrazo. Soy una camisa con experiencia de la vida, así que me libré de ella con algunas oportunas ondulaciones. Avergonzada, volvió a instalarse con sus hermanas. ¡A mí con zalamerías que esconden propósitos aviesos! En cambio la cercanía de los pañuelos resulta reconfortante, aunque el consuelo sea transitorio. Mejor acogerme al amparo de esa chaqueta de muchos botones, esa que dice ser “de gala” y no como mi otra vecina, “de fajina”. Todos necesitamos protección.

Especificaciones - Eduardo Abel Gimenez


El vehículo tendrá una capacidad de diez personas distribuidas de manera triangular, en hileras de uno, dos, tres y cuatro asientos respectivamente.
Los pasajeros disfrutarán de una alimentación equilibrada, vendas para los ojos y alquitrán.
Será siempre de día.
El personal de a bordo se tenderá en el piso, debidamente acolchado, y observará a través de tres agujeros practicados en el techo de la cabina de pasajeros.
El motor será reverenciado por todos.
La pantalla principal estará permanentemente a oscuras, salvo en el centro, que mostrará un diseño giratorio apenas visible.
En el exterior, la población recibirá lentejuelas y seguirá su rutina habitual.
Los domingos habrá descanso.

Tomado del blog Ximenez

Moebius - Sergio Gaut vel Hartman





Sueño con una mujer que sueña que me invita a visitar su sueño. Acepto. Me ofrece manjares y deliciosas bebidas. Hacemos el amor. Pero en algún momento comprendo que todo es una trampa para retenerme; ahora soy su prisionero. Me ata y me amordaza. De pronto, recuerdo que tengo mi propio sueño intacto y al alcance de la mano, que no estoy obligado a someterme a sus caprichos; corto las sogas y huyo. No obstante, cuando llego a mi sueño, advierto que en el de ella sigo prisionero. Adivino que la solución es despertarme y liquidar todo el asunto, pero la mujer se adelanta a mi iniciativa y en su sueño consigue un revólver y me mata. Me digo que por fortuna estoy seguro en mi sueño, donde no puedo morir, pero descubro, demasiado tarde, que tampoco lograré despertar.

Intertextos - Lilian Elphick


La noche viene a mí como una memoria enamorada y los tiempos se reúnen en pasados, presentes y futuros fugándose, desprendiéndose de la cáscara de los ojos. La noche no mira, soy yo la que mira desde la noche, soy yo la que olvida y recuerda mi propia sustancia insomne. Entonces voy caminando por el piano de Nina Simone: Little girl blue. La noche es el sonido nostálgico de ese paseo: eucaliptos fragantes, tierra húmeda después de una lluvia breve, ventanas abiertas al amor de dos cortinas enredándose. La noche es otro que escribe de la noche, en el centro mismo que toda silueta aleja.

Tomado de http://lilielphick.blogspot.com/

Casamiento - Susana Duré


CASAMIENTO
Susana Duré

—Si alguien tiene un impedimento, que hable ahora o calle para siempre.
—Esta ceremonia no puede continuar —dijo una colérica voz, desde el fondo del salón.
—Explíquese, por favor —pidió el sacerdote, mientras ella palidecía.
Una figura masculina se acercó velozmente y se ubicó detrás del cura.
—Esta mujer está casada conmigo —dijo Satanás, y llenando el lugar de un humo espeso, desapareció con la novia.

Cuestión de fe - Paola Cescon


CUESTIÓN DE FE
Paola Cescon

—Bendito sea San Gabriel, que llega a nuestro hogar con el anuncio de tu concepción Divina. —El anciano, rico y estéril, no ofrece reparos a la noticia que escucha de los carnosos labios de su joven esposa.
Ella, festeja con disimulo la ingenuidad de su marido. Él, recuerda que ese mismo Arcángel, cuando anotició al longevo Zacarías que sería padre de un varón al cual debía llamar Juan (el Bautista), castigó su escepticismo con la mudez.
—Si es machito, querida, lo bautizaremos Juan —dijo, comprobando incrédulo que, milagrosamente, aún podía hablar.

Tomado de http://minimoanimaldemente.blogspot.com/

Espacios de trabajo - Jordi Cebrián


ESPACIOS DE TRABAJO
Jordi Cebrián

Desde que reestructuraron los espacios de trabajo de mi oficina, han desaparecido dos personas, una chica muy maja, y un becario. En los planos constan sus cubículos, así que un comité de expertos cartográficos está analizándolos para localizarles. Ellos contestan los correos electrónicos, cuentan que están tras unos armarios y unas mamparas, pero como todas son iguales no ayuda. A veces alguien cree oírles, pero es difícil saberlo, por el ruido de las impresoras y el aire acondicionado. Al becario ya nos hemos resignado a sustituirlo por otro, pero a la chica nos sabría mal perderla, porque es muy maja.

Tomado de http://cienpalabras.blogspot.com/

La aldea - Ricardo Bernal


LA ALDEA
Ricardo Bernal

Cruzamos de noche en una balsa. Del otro lado, los faroles apenas alumbraban una espectral aldea rodeada por un velo de niebla. Conforme nos acercábamos, la niebla se desvaneció y pudimos distinguir las formas: el barco que nos hundió, las casuchas grises, el bosque. Alrededor de una fogata ellas danzaban totalmente desnudas mientras el capitán tocaba los tambores. Otros hombres, con las caras pintadas de negro, tocaban instrumentos de viento o cantaban con voces desconsoladas. La niebla volvió a cubrirlo todo. Cargamos nuestros rifles y desembarcamos. Nunca encontramos nada, aunque de vez en cuando, en alguno de nuestros viajes o en un sueño, volvemos a escuchar los tambores del capitán como un eco lejano.

Adivina quien viene en el vuelo nocturno - Jorge X. Antares


ADIVINA QUIEN VIENE EN EL VUELO NOCTURNO
Jorge X. Antares

Mientras volaba en el vuelo trasatlántico, Leyre miró a través de la ventanilla para matar el aburrimiento. Descubrió al pequeño bicho en el ala del avión. Después apareció el otro y se pusieron a pelear. La lucha terminó con ambos extenuados. Al rato, uno empezó a crecer y se convirtió en un dragón que abandonó el avión. El otro, empezó a soltar un líquido viscoso. Después sufrió la misma transformación y se marchó. Leyre abrió los ojos como platos al darse cuenta que entre el líquido viscoso había miles de huevos con pequeños bichos similares a los otros moviéndose. Las luces del aeropuerto se hicieron más grandes cuando empezaron a eclosionar.

Déjà vu - Edilberto Aldán


DÉJÀ VU
Edilberto Aldán

Caminan invadidos por la bruma de ya haber vivido esa calle, ese momento, a la vuelta de la esquina se encuentran, despiertos se reconocen. Él busca en la mirada de ella una pista para descifrar lo que ha visto en sueños; ella corre, huye de los ojos con que comienza la pesadilla de todas las noches.

lunes, 26 de enero de 2009

De Césares, Napoleones y Bushes - Paola Cescon


DE CÉSARES, NAPOLEONES Y BUSHES
Paola Cescon

Juanito se pone el pantalón, cierra la puerta de la pieza en donde Mimí atiende sólo a debutantes, y corre en búsqueda de su tío a quien encuentra embelesado con los pechos de una morena que le hacía arrumacos.
—¡Tanta alharaca por “esto”! — le espeta con la desilusión marcada en el rostro. El tío sonríe y paga a la Madama. Lo toma comprensivamente del hombro y salen. Caminan un par de calles hasta que un: —Sobrino, ya verás, es sólo cuestión de práctica —rompe el silencio. Juanito lo mira incrédulo. Recuerda cuando el tío le contó que, obnubilados por “eso”, muchos hombres habían torcido el rumbo de la historia.

Flor - Edilberto Aldán


FLOR
Edilberto Aldán

Y al despertar en tu frente echa raíces el conocimiento exacto de cómo alcanzar la felicidad. La idea es de una precisión absoluta: crece desde la frente y se arraiga en la mirada, florece en los labios, palpita fosforescente en el cuello. Dudas; el sol de las preguntas con que cuestionas el fruto de los sueños dejan en tus palmas las hojas marchitas de una prueba del paraíso.

Una mujer - José Luis Zárate

UNA MUJER
José Luis Zárate

El viajero tenía una mujer en cada astropuerto. Una mujer. La misma. Clonada cada vez que un nuevo planeta se preparaba a recibir a los viajeros. Cada una conectada con la mente de sus avatares para que fuera un millón de veces la misma. Así no importaba que tan lejos estuviera en el cosmos, siempre llegaba a casa al anochecer.
Una excelente idea, hasta el millón de solicitudes de divorcio.

Tomado de http://zarate.blogspot.com/

El compilador de microsignificados - Guillermo Vidal


EL COMPILADOR DE MICROSIGNIFICADOS
Guillermo Vidal

Guardaba memoria de lo mínimo, de oscilaciones en los percheros, de síntomas en las uñas cortadas en altas temperaturas. De sonidos audibles sólo para los renacuajos en la primera semana de vida. Después de cuarenta años de dedicación había recopilado en esta instancia minúscula cientos de miles de datos equivalentes al caudal del Orinoco en los meses del verano. Prefería identificarse como un micro historiador al que le había tocado en suerte catalogar un estamento poco popular y significativo. Él lo consideraba más que una obsesión, una definición por demás drástica, una vocación inserta en lo microrreal, en lo ínfimo, con escasa cobertura y ninguna prensa, en un mundo donde el valor de lo pequeño era insignificante. La condición de las células en oraciones de más de veinte palabras, fue mi último esfuerzo. No lo termine de publicar y ya está olvidado.

Ganancias - José Luis Vasconcelos

GANANCIAS
José Luis Vasconcelos

Usó finos perfumes y hermosos pendientes. Los demás lo notaban, él no. Ensayó sonrisas frente al espejo. De nada valieron sus esfuerzos para atraerlo.
Quería tocarlo. Amaba su voz gruesa y modulada. Soñaba que el hombre susurraba a su corazón. Ella le cantaba hermosas melodías de la infancia.
“Él nunca la amará”, aseveró su ayudanta.
Lejano y distante administraba la empresa familiar, con esa masculinidad que enloquecía a las féminas.
Así las cosas, lloraba entre la sombras. Estaba destinada a ser vista con repulsión y lástima.
Para el dueño del circo, ella —la mujer tarántula— era sólo un fenómeno de moda que le daba a ganar pingües dividendos.

Tomado de http://rojanota.blogspot.com/

Olvido - Orlando Van Bredam

OLVIDO
Orlando Van Bredam

Lo terrible sucede una mañana de éstas. Usted sale de su casa y olvida la cara en el espejo. Anda todo el día sin saberlo. Es decir, que nadie se lo dice. Nadie le reprocha tanta lisura, esa página neutra en lugar del rostro. En realidad, usted piensa que nadie lo mira ni lo ha mirado nunca, preocupados como están los demás por sus propias arrugas.
Pero no es así. Ellos murmuran. Y el murmullo crece como una música indeseable. En voz baja, con guiños cómplices y esquelas anónimas que cruzan la oficina, conspiran contra usted.
Tampoco sus vecinos o su mujer o sus hijos le señalan el olvido. Nadie parece advertirlo. Tampoco usted, lógicamente, que al mirarse nuevamente en el espejo, recupera la cara perdida.

Tomado de http://www.ficticia.com/

Bailarina - Angela Schnoor


BAILARINA
Angela Schnoor

Subió al edificio más alto para que la caída fuera más larga y pudiera aprovechar más el tiempo. Mientras caía, la levedad le permitía diversos movimientos de piernas y brazos, saltos impensados e imposibles. Fue feliz hasta que el sonó el reloj. Al abrir los ojos, la silla de ruedas frente a la cama fue como el golpe sordo del cuerpo contra el asfalto. La próxima noche usaría una dosis más fuerte.

Título orignal: Bailarina
Traducción del portugués: GvH

Desiertos - Mónica Sánchez Escuer


DESIERTOS
Mónica Sánchez Escuer

Una ráfaga de sueños rotos la despierta. Aún le punzan en el vientre. Le ha entrado el líquido espeso de otra boca. La habitación, como ella, parece sudar: desde el techo, chorrea gotas secas de pintura que nunca caerán a refrescarla. La luz se empeña en atravesar las persianas cerradas y le raya la piel entumecida. Una voz maloliente se asoma entre sus piernas: sube, la muerde, reclama el desayuno. Semidesnuda, seca, se cubre con la sábana: no deja al marido ni al sol entrar de lleno. Él se levanta sin mirarla. Ella piensa en los huevos revueltos que no probará, mientras oye cómo él se vacía en el lavabo.

Tomado de http://monicaescuer.blogspot.com/

Taberna - Héctor Ranea




La tormenta estaba llevándose carteles endebles para el norte, paraguas y mujeres livianas junto a los carteles, hacían un séquito volátil al paso de los miles de torbellinos que se armaban. Apoyando su frente en la ventana de la taberna, el fraile estaba apenado de no poder llegar a la misa de las seis.
El tabernero le ofreció un vaso de ginebra y un bocadillo de salamín para pasar el frío que debía tener el pobre hombre casi desnudo tras la arpillera.
El fraile no aceptó. Todavía sigue lloviendo en esa parte de la llanura pampeana.

La verdadera historia del cántaro y la fuente - Sergio Patiño Migoya

De tanto ir el cántaro a la fuente, acabaron por enamorarse. Cada día, el cántaro más se llenaba de amor y, por consiguiente, menos de agua. Su dueña, harta de tanto viaje para llevar a casa la misma agua que antes en un ir y venir trasegaba, terminó por montar en cólera y estrelló el cántaro contra un muro.
De las potables lágrimas de la enamorada nacería una oda hermosísima y triste que aún cantan cada mañana las fuentes de todo el país, para solaz de sus habitantes. Sólo las personas, que tan poco tiempo tienen para escuchar a las fuentes, han olvidado esta historia. Apenas conservan de ella la expresión “amor destrozado” y un refrán, siempre más práctico de usar según conveniencia.

Tomado de http://breventosybrevesias.blogspot.com/

sábado, 24 de enero de 2009

Diabluras - Amélie Olaiz


DIABLURAS
Amélie Olaiz

Se enrolló sobre sí mismo para rodar hacia ellos. Al chocar, los ángeles volaron por el espacio con sus alas blancas imperturbables. Todos terminaron despedazados en el suelo.
Matacus, el orgulloso armadillo, se desenroscó para disfrutar el festejo de los niños.
—¡Chuza! —gritaban los pequeñines frente al nacimiento hecho trizas.

Tomado de http://laparadadelosmonstruos.blogspot.com/

Según pasan los años - Regina Novakovsky


SEGÚN PASAN LOS AÑOS
Regina Novakovsky

Una mujer se mira en el espejo y ve la sombra de su risa. Tras el rostro cansado la imagen de sus veinte años, el rojo vestido. Tras el rojo vestido otro vestido rojo que la enciende por dentro. Una mujer se mira en el espejo y un trozo de su vida se confunde en la imagen.

Cabeza de televisor - Diego Muñoz Valenzuela


CABEZA DE TELEVISOR
Diego Muñoz Valenzuela

La cabeza del hombre había ido tomando la forma del televisor que contemplaba buena parte del día. Mientras más miraba, más iba metamorfoseándose con el aparato. Sus rasgos se fueron desdibujando, hasta que la cara se convirtió en una gran superficie grisácea donde –en momentos gratos para él- surgían imágenes en movimiento. Unos pocos meses bastaron para completar la transmutación: su cabeza llegó a ser perfecto émulo de artefacto televisivo. Se prendía o apagaba –mediante un control remoto- a solicitud de las personas que lo acompañaran, quienes sintonizaban el programa que más les apeteciera. Tras un severo desorden psíquico resultante de la competencia entre los protagonistas de las series que exhibía, cayó en depresión y decidió apagarse para siempre. Sin embargo, nadie quiso aceptar este hecho: todos se sentaban a contemplarlo ávidamente. Después de un tiempo, sus cabezas empezaron a cambiar.

Tomado de http://www.diegomunozvalenzuela.blogspot.com/

Cambio - Cristian Mitelman




Hay un momento entre la noche y la primera claridad en que a los hombres les es permitido cambiar su destino. Dura menos de una fracción de segundo y no es lícito permanecer la noche en vela para apresarlo. Su aparición debe ser fortuita.
Dicen que hasta ahora un solo hombre pudo lograrlo. Era un pintor austríaco que, tras haber fracasado en sus intentos académicos, deseó ser el poseedor de millones de vidas.

Navidad - Beatriz Mingo


NAVIDAD
Beatriz Mingo

Qué hermosa reunión, pensó, contemplando a todos los miembros de su familia sentados alrededor de la mesa. Mientras cortaba la pularda se dio cuenta de que su hermano se estaba empezando a apolillar. Suspiró con resignación. Tendría que embalsamarlo de nuevo.

Gravitación - José Víctor Martínez Gil


GRAVITACIÓN
José Víctor Martínez Gil

Aquel hombre de repente empezó a caer para arriba, cuando al instante otro hombre lo sujetó con fuerza para que no cayera, y se incorporó otro, y luego una mujer, y otra, y otros más. Había ya varias personas sujetándolo con fuerza, pero poco a poco se veía que el esfuerzo sería inútil. Hasta que todos cedieron. Cuando lo soltaron, en medio de un grito aterrador, el planeta entero cayó al vacío infinito. Todos empezaron a caer para abajo, menos el hombre que caía para arriba, y que se quedó flotando para siempre en el universo.

Impar - Jorge Martín


IMPAR
Jorge Martín

No hay cumpleaños, ni aniversario, pero algo celebramos aunque no pueda precisar exactamente de qué se trata. Siento el impulso incontenible de hacer un presente, que no es lo mismo que un regalo. Quiero estar en ese acto de dar y no como un simple intermediario.
Paseo la mirada por el taller, luego por el cuarto; a pesar del desorden reconozco la ausencia de lo que busco. No es que nos llevemos tan bien, al contrario: nos une una turbulencia constante y nos atrapa la tormenta como un bote del que no podemos desembarcar ni deshacernos. La constante parece ser mi intención de congeniar intereses opuestos en un manojo imposible, con una luz inaccesible más propia de una tela que de la realidad tan densa. Ya lo decidí, después de pintar los girasoles voy a regalarle una oreja.

El concurso de baile - Javier López


EL CONCURSO DE BAILE
Javier López

Durante años habían formado pareja en la vida real, y en el escenario bailaban. Pero hacía meses que su relación iba mal y, justo cuando se presentaron a aquel concurso, la ruptura era ya un hecho.
Ganaron el primer premio bailando su mejor tango, lleno de una pasión tan grande como el odio que ahora se profesaban.

Amnesia - David Lagmanovich


AMNESIA
David Lagmanovich

En su sueño había perdido la memoria y vagaba, ya de noche, por un pueblo desconocido. Desesperadamente quería regresar a su identidad y a su hogar. Pedía a otros caminantes que le ayudaran: nadie lo hacía. Creyó entrever una pista cuando en un papel vio una palabra vagamente familiar, pero otra ráfaga le arrancó la hoja. Preguntó por el comisario y tampoco había policía.
Al despertar comprobó que recordaba con nitidez quién era, qué le había acontecido y dónde estaba su casa. Entonces metió la cabeza bajo la almohada y echó a llorar.

De Menos de 100 (2007)
Tomado de http://convozpropiaenlared.blogspot.com/

Párrafos del café: 168 (Revenant) - Vladimir Koultyguin


Tomando el segundo trasgo de café, sintió el aire que venía desde la ventana, a cuyo lado estaba sentado. El flujo iba acelerándose poco a poco, hasta hacerse, primero, una brisa, y después, viento ligero, que lo mordía haciendo pedazos su piel; al fin, se quedó sin ella, pareciendo un revenant; y la gente seguía ausente, charlando de sus cosas, bordando trenzas de tabaco en el ámbito del local; después se fueron todos; el revenant ordenó otro irish coffee y se durmió.

jueves, 22 de enero de 2009

Mensaje del naufragio - Bruno Henríquez


MENSAJE DEL NAUFRAGIO
Bruno Henríquez

Naufragó en medio del desierto en alta arena, sorprendido por las dunas terribles y el viento de tormenta, que lo arrojó a un oasis lejos de todas las rutas. Calculó su posición por las estrellas y comprendió que no lo encontrarían, su celular sin cobertura, la batería descargada, sus ropas rasgadas y sólo el oasis con sus frutos y su agua fresca. Había encontrado la paz tan buscada por otros. Quería disfrutarla pero sin perder la esperanza del regreso, por eso escribió en un papel salvado del naufragio su posición y la fecha, su nombre y el mensaje de que lo recogieran y para no fallar lo metió dentro de una botella y esperó a la siguiente tormenta para lanzarlo al mar de arena.

Rumbo a lo desconocido - Wilson Gorj


RUMBO A LO DESCONOCIDO
Wilson Gorj

El ansia de conocer lugares nuevos lo llevó a recorrer el mundo entero. No había rincón del planeta donde no hubiera estado estado aunque fuera un día. Envejecido, finalmente se estableció en su pequeña ciudad natal. Allí estaba, aburriéndose, cuando una forastera a caballo lo abordó:
—Hay un lugar que usted aún no conoce. ¿Quiere venir conmigo?
No lo pensó dos veces. Montó en la grupa y partió con ella. En su apuro por hacerlo, ni siquiera percibió que su cuerpo quedaba atrás.

Título original: Rumo ao desconhecido.
Traducción del portugués: Sergio GvH

Simular - Eduardo Abel Gimenez


SIMULAR
Eduardo Abel Gimenez

Las gotas de lluvia caen de forma roja. El piso es blando, huele a noche. Muchos bichos vuelan en torno a la lámpara encendida: cada segundo hay eclipse de luz. Comemos lo que queda y dejamos de simular que esto es un festejo.

Tomado del blog Ximenez

Nudo - Sergio Gaut vel Hartman








Estoy soñando, lo sé, y no logro despertar. Un monstruo indescriptible se propone devorarme y estoy seguro de que lo hará si no me despierto. No me despierto. El monstruo me devora, me traga de un bocado, sin masticar, por lo que le resulto sumamente indigesto y le provoco una pesadilla en la que él es un pobre ser desvalido a punto de ser devorado por un monstruo indescriptible. No logra despertar y me vomita y aún así no logra despertar. Pero yo sí lo logro. Y ahora, después de tantas penurias, ya despierto, tengo hambre. Miro a mi alrededor, me sobrepongo a los malos olores que dejó el vómito, y veo a un ser desvalido en un rincón, aterrado por la posibilidad de que yo, un monstruo indescriptible, lo devore.

El precio del error II - Lilian Elphick


EL PRECIO DEL ERROR II
Lilian Elphick

Nunca pensaste, Clint, que mi recuperación sería tan rápida. Cuando te ponga la zarpa encima y mi aliento queme tu nuca me daré por satisfecho. Prepárate, Clint, porque esta vez no podrá tu mirada desviar la bala carnosa que te recorrerá el pantalón en busca de tu hombría.

Del libro Ojo Travieso, Mosquito, Santiago, 2007.

Las mariposas sólo viven un día - Jordi Cebrián


LAS MARIPOSAS SÓLO VIVEN UN DÍA
Jordi Cebrián

Recorría la ciudad de madrugada buscando muros tristes en los que crecieran plantas trepadoras, y dibujaba en ellos un par de mariposas de colores, de perfección exquisita, que parecían revolotear entre las piedras y la vegetación. Muchos pasaban sin verlas, presurosos por llegar a sus casas o despachos, donde no están permitidos los lápices de colores. Otros se detenían a mirarlas, y sonreían, y esa pequeña alegría les acompañaba en su camino. Y enseguida llegaba la brigada municipal, luchando por mantener la ciudad bonita, y bajaban de sus furgonetas, y con dos brochazos de pintura gris mataban a las mariposas.

Tomado de http://cienpalabras.blogspot.com/

Para - Giselle Aronson


PARA
Giselle Aronson

Decían en el barrio que, si no la habían encontrado ya, muerta, tirada en cualquier vereda, era por su hijo. Andaba como ida, todo el tiempo, nunca estaba del todo donde su cuerpo. Su sonrisa duraba apenas segundos, la mirada se le escapaba hacia ningún sitio.
Decían que, en algunas ocasiones, la habían visto drogada, borracha, sucia, completamente trastornada. Cada día más y más delgada.
Todos dudaban de los chismes de todos, porque cuando ella pasaba por la calle caminando con el niño, tomados de la mano, conversando, iba serena. Esos parecían ser los únicos momentos en que ella parecía aferrada a algo vital.
En lo que todos coincidían era que durante la hora de la siesta, juraban escuchar un llanto chiquito y ahogado, pero sostenido, como una llama que no se consume.

Tomado de http://nocheluz.blogspot.com/

Caballo de Troya - Olga A. de Linares



Cuando vio la botella que el extraño viejo le enseñaba, George Bissell supo que había llegado su oportunidad. Ese líquido apestoso podía ser útil y, además, rentable.
Luego, el reporte de Benjamin Silliman convenció a los inversores, y se contrató a Drake para buscar sitios donde el codiciado material abundara. Muchos más excavaron el suelo, hasta que la pestilencia los ungió a todos con su oscuridad. Cuando se tenía éxito, el dinero surgía a la par del viscoso fluido. Y nada más importaba. Dicen que la idea de Bissell dio forma al mundo que conocemos hoy. Es cierto. Con sus guerras de saqueo, sus montañas de basura, su aire turbio y maloliente, sus aguas contaminadas, las vidas ofrendadas en esos sombríos altares....
Tal como esperaba el viejo, paciente Diablo, cuando le mostró el camino del petróleo...

Duelo al amanecer - Jorge X. Antares


DUELO AL AMANECER
Jorge X. Antares

El duro pistolero miró a los ojos de su rival y en un segundo contempló en esa mirada de serpiente una eternidad de odio y corrupción que le produjeron nauseas. Se quedó petrificado. Todo se detuvo como si hubieran parado el tiempo. Nadie más que él, vio el cuerpo de su asesino compuesto por cucarachas que se alimentarían con su cuerpo moribundo. En ese momento notó el impacto en su pecho y vio gotas carmesíes flotando en el aire.

Wakan Tanka - Daniel Alcoba


WAKAN TANKA
Daniel Alcoba

Basta mirar el mundo que nos rodea, el cielo que nos cubre, para reconocer la obra de alguien muy poderoso. El más grande de todos es Wakan Tanka, no podríamos vivir sin él.
Durante la iniciática Danza del Sol, reprimida por el ejército de los Estados Unidos con una gran matanza que incluyó al gran jefe Sitting Bull, los guerreros sioux se practicaban cortes en el tórax y los miembros, para introducirse tacos de madera a los cuales fijaban unas correas que los unían, como otros tantos cordones umbilicales, al poste central, que representaba al Sol, hipóstasis del Espíritu Creador, eje del entero universo.
Igual que los espíritus de los muertos no se acercan a hablarnos, salvo en algunos sueños, con Wakan Tanka sucede lo mismo. Suponemos que está en todas partes, pero es como las sombras de nuestros difuntos a quienes no podemos oír.