viernes, 4 de mayo de 2012

Comentario hecho al borde de un puente poco frecuentado - Alejandro Bentivoglio


El suicidio es una de las formas de cortesía que más debería inculcarse desde la niñez. Famoso es el caso de un verdadero caballero amigo mío que apenas ser presentado a los invitados de una fiesta organizada en un décimo piso, saltó por la ventana para no importunar a nadie con su presencia. Hoy en día, en cambio, la gente prefiere la grosería de permanecer viva y entre nosotros.

Tomado del blog: Memorias del Dakota
Sobre el autor: Alejandro Bentivoglio

3 comentarios:

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Una inversión de términos delirante y genial, Alejandro.

Javier López dijo...

Grandísimo cuento. Un lujo.

Cristian Mitelman dijo...

Una maravilla. Simple, elegante, efectivo. De antología.