miércoles, 25 de junio de 2014

El navegante. Cuentos de la esfera - Raquel Sequeiro


Tenía frío y un odioso calor interminable. Tenía sed y los ojos quemados por el sol. Estaba en un desierto, y en los desiertos los espejismos crean nebulosas de irrealidades. Comenzó a pensar qué es un desierto. Sintió frío y hambre, caminó largas horas. Ese lugar es el más especial que conoció en su vida y el viaje mereció la pena, pero, al despertar, se dio cuenta de que estaba soñando que flotaba en una burbuja. La burbuja se estremeció, de forma caótica cayó al suelo, terminó rodando... su pequeño desierto y todos los mundos reales o imaginarios que contenía se derramaron. Quiso recogerlos y atesorarlos, quedárselos para sí. No pudo. Nunca supo si estaba despierto o dormido cuando llegó a Nutria, la ciudad del cabo. El viaje apenas comenzaba de nuevo. Arrió las velas y encaró el viento del norte.

Sobre la autora:  Raquel Sequeiro