lunes, 12 de diciembre de 2011

Paralizado - David Moreno



Las campanadas del reloj de la iglesia indicaron hace un rato que era medianoche. El silencio, desde entonces, se rompe tan sólo por el ulular de una lechuza que viene y va.
De mi boca se desprende un vaho espectral. Hace frío. Una intensa niebla cubre el techo de mi habitación.
Miro al candil de mi mesilla y compruebo que su tenue luz está a punto de apagarse. Debería levantarme de la cama para ir al baño antes. Pero un miedo atroz a poner un pie en el suelo me lo impide. Me ahogo con tan sólo pensarlo.
Y algo se mueve ahí abajo.
Mejor seguiré esperando.

Tomado de No Comments

4 comentarios:

Ishkur dijo...

Me gusta la temática, creo que los textos de miedo me gustan más, sobretodo el psicológico y este está muy bien relatado. Prolijo

El Titán dijo...

me dio miedo y eso es bueno...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Bien contado, aunque el tema ya sea un tópico del terror psicológico, del miedo inducido por lo que la mente es capaz de tramar.

Guillermo Iglesias dijo...

Muy bueno, logra infundir miedo en tan pocas líneas y lo prolonga con ese final abierto.