domingo, 12 de enero de 2014

La intriga - Paula Duncan



La noche me atacó por la espalda; todos sus oscuros personajes parecían estar acechando, mientras buscaba por todos lados la respuesta. 
Llegué a la iglesia, desde la cruz del campanario un pedúnculo de luz dibujaba la cruz en la vereda, que aparentaba ser de vidrio rojo brillante.
La incógnita persistía en mi cerebro, sin encontrar solución comencé a caminar dando vueltas y vueltas a la plaza.
Un vagabundo dormía abrazado a su perro en un banco escondido; las hamacas se movían solas a mi paso; hasta podía escuchar voces y risas, pero no había nadie, ellas estaban en mi cabeza, en la última vuelta un zorzal comenzó a cantar y en ese momento veo en un banco cercano un libro abierto boca abajo, lo dí vuelta y al leer la página marcada encontré el resultado del acertijo; volví a casa y dormí miles de días.


La Autora: Paula Duncan