martes, 28 de enero de 2014

Objetivo — Patricia Olivera


Su labio inferior se tiñó de rojo, la sangre corrió por su mandíbula. Lo miró, en el fondo de sus ojos negros destelló una luz. Sonrió al ver cómo el último aliento de la víctima escapaba de su cuerpo. Miró hacía el púlpito, donde se hallaba su verdadero objetivo: el libro que había venido a buscar. Amanecía, podía imaginar al sol levantándose tras los vidrios de las ventanas. Huyó, ahora podría descifrar el acertijo que lo tenía condenado. En el camino volvió a alimentarse, esta vez de un de racimo de uvas que colgaba firme de un pedúnculo adherido a una vieja parra. No era lo mismo que la sangre robada al capellán que dejó colgado del campanario, pero al menos era algo...

La autora: Patricia Olivera