miércoles, 2 de noviembre de 2011

Dos extraños - Graciela Sedran Castagnola.


Frente a mí está ahora un hombre que ha venido a charlar conmigo de nuestras cosas. Está sentado en la silla que le he ofrecido. Mejor dicho, no está sentado, al menos en el sentido pleno de la palabra. Está penosamente colgado de la silla, inclinado hacia adelante, siempre a punto de perder el equilibrio, tenso y agitado. Su cuerpo no está del todo en la silla, como no está del todo en lo que está diciendo. Está excitado contándome las tribulaciones de nuestro pasado. No está aquí. Aunque está en esa silla frente a mí, no está aquí. Si alargo el brazo podría tocarlo, pero no puedo. Frente a mí está ahora un extraño que ha venido a charlar conmigo de sus cosas.

1 comentario:

Guillermo Iglesias dijo...

Me parece excelente. Cada línea obra por acumulación y precipita hacia un final muy sutil e inteligente.