miércoles, 16 de noviembre de 2011

Poca cosa – Xavier Blanco


Lloraba. Era poca cosa, el último de la fila, un cero a la izquierda. Gato por liebre. Cola de ratón, una piedra en el zapato, un sin nadie. Poco más que nada, un piltrafilla, un despojo, un desecho, sobras, ceniza, sólo migajas. A menudo una víctima propiciatoria, un daño colateral, una jugada del destino. Siempre ahogándose en un vaso de agua. Toda una vida andando con la soga al cuello. Perennemente bailando con la mas fea. Aprendiz de todo maestro de nada. Un personajillo, mala suerte, mal fario, el número trece. Hablar, decir, opinar…caer en saco roto. Cantos de sirena, agua que no moja, cosecha perdida. Lloraba, no tenía muchas pretensiones; a él le hubiera gustado ser granito de arena. Cada loco con su tema. A buenas horas mangas verdes.
© Xavier Blanco 2011.

Tomado del blog Caleidoscopio: http://xavierblanco.blogspot.com/

3 comentarios:

Paloma Hidalgo dijo...

Las cosas nunca son lo que parecen, los Poca Cosa, suelen engañar también. Me ha gustado mucho.

Saludos

Patricia Nasello dijo...

Un abrazo admirado, Xavier!

XAVIER BLANCO dijo...

Gracias Paloma y Patricia. Y gracias a los amigos de Químicamente Impuro por publicarlo. Le tengo cariño a este micro, todos nos hemos sentido alguna vez poca cosa, aunque sólo haya sido un segundo, un intervalo..
un abrazo