lunes, 2 de diciembre de 2013

Escalerista de Hamelin - Raquel Sequeiro


Tenía una escalera de mano y una flauta, por tal cosa lo conocían como el flautista de Hamelin en Hamelin y como el escalerista en Escalania, la ciudad de todas las escaleras mutantes. Nunca usaba la flauta; otro cantar eran las escaleras: había que subirlas y bajarlas un ciento de vesces al cubo hasta conseguir tu propia escalera, lo malo es que cambiaban de lugar constantemente, y no hablemos de la flauta: mil horas de sueño le costaría conseguir los agujeros.

Acerca de la autora:
Raquel Sequeiro

2 comentarios:

Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia dijo...

Hola, Raquel.
¡Muy bueno!

Raquel Sequeiro dijo...

Me lo pasé genial escribiéndolo, quizás sea un poco contagioso ;)