sábado, 3 de noviembre de 2012

Puntos - Daniel Sánchez Bonet


Los puntos pueden cerrar frases o novelas. También, abrirnos la piel, avisarnos de la peligrosidad en un tramo de carretera o hacernos morir de placer. Nos podemos además apoyar sobre ellos y a veces es bueno ponerlos sobre la íes, sobre todo, si la cuestión no está del todo clara. Pero ¡cuidado! Porque si alguien descubre los nuestros, podrá conocer también nuestras debilidades. Así son los puntos, de muchos tipos y significados distintos. Depende siempre desde donde los mires. Armando, aquella tarde de gloria, los miró de frente, con precisión.

A él, los puntos le convirtieron en leyenda del baloncesto.

Sobre el autor: Daniel Sánchez Bonet

1 comentario:

Fibonacci dijo...

Cuanta razón con esos puntos que a veces hasta desconocemos.

Un saludo.