lunes, 5 de agosto de 2013

Los hunos y los otros - Sergio Gaut vel Hartman


—Soy un muchacho serio, Honoria; mi porvenir es promisorio porque he fundado una empresa exitosa que empieza a expandirse por toda Europa. Los que conocen mi garra y mi empuje dicen que puede llegar a convertirse en un imperio.
—Ay, no sé, Atila. Dicen que usted es bárbaro, pero también se rumorea que donde pisa no vuelve a crecer la hierba.

Acerca del autor:  

3 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

Generas curiosidad con éste relato histórico.
¿Sabes si mataron a Atila o llegó a vivir un retiro feliz y próspero?

Ada Inés Lerner dijo...

Atila fue el que hizo dejar grabado en su lápida:"Si yo viviera hoy el mundo temblaría".
Pobre! No había oído hablar de Hitler ni de Bush

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

No lo mataron ni llegó a vivir un retiro feliz y próspero. Creo que murió de indigestión, poco después de su derrota en la batalla de los Campos Cataláunicos.