jueves, 23 de mayo de 2013

Los hombres no lloran - Fernando Andrés Puga


Los hombres no lloran

Cuando el Coronel vio asomar por la ventanilla la mano sin tristeza del hijo que partía, al fin caí de la comisura de su ojo derecho.
Hace días que, con mucho esfuerzo, me retiene allí el orgullo desproporcionado de este hombre maduro, pero al ver el burlón balanceo de esa mano haciendo realidad la partida, no aguanté más y reventé contra los viejos mosaicos del andén.
Empiezan las lluvias de agosto y soy una más entre las gotas. Nadie sabrá de mí; ni el Coronel.

Acerca del autor:
Fernando Andrés Puga