martes, 7 de mayo de 2013

Soñar cuesta - María del Carmen Lammoglia



Soñaba que descendía en un ascensor. De repente éste se detuvo en un entrepiso y comenzó a sentirse mal. Alguien jaló sus pies y se encontró atorado en el canal uterino de su madre. Soñaba que nacía, que cortaban el cordón umbilical, pero algo o alguien se lo impedía.
Semi inconsciente, volvía al encierro del ascensor y su claustrofobia le invalidaba todo movimiento.

Del libro Extraña Variedad
Sobre la Autora: Maria del Carmen Lammoglia