miércoles, 15 de mayo de 2013

Visita familiar - María del Pilar Jorge




No nos sorprendió su aparición, allí, en medio del bochinche y de las risas. La abuela se unió a la fiesta y, con el vino, tiñó de rojo sus labios secos. Cantó y bailó, sin parar, toda la noche. Conversó animadamente y reconoció en las pinturas que adornaban las paredes viejas escenas familiares. Pero en una de ellas sólo se apreciaba un sillón vacío bajo una glorieta.
Fue entonces que nos abrazó a todos y a cada uno; para luego suplicarnos con voz tenue que la dejáramos regresar. Finalmente, después de mucho cabildeo, decidimos volver a colgarla en la pared.


Acerca de la autora:  María del Pilar Jorge