lunes, 21 de octubre de 2013

Para no verla caer - Mario Cesar Lamique


No fue el primero pero quizás el más certero, el golpe más preciso.
Su esposo le dio la espalda para no verla caer.
Cayó de apoco, lentamente como planeando en el aire, cayó como hoja de árbol o de papel, cayó como bolsa llena de papas u otra hortaliza,cayó como visita inesperada, como dentro del área penal, cayó como moneda de diez centavos como chaparrón como balde de lluvia fría.
Cayó, calló.

Acerca del autor: