lunes, 26 de julio de 2010

En el paseo marítimo - Javier López


Recién anochecía y el paseo estaba muy animado. Por el carril bici corrían chicas con patines y chicos con bibicletas. Paseaban parejas, familias con niños y perros. Entre todo ese movimiento creí reconocer a un viejo amigo. Traté de acercarme a él, pero, cuando estaba a pocos metros, sentí que algo me retenía. Mi dueño acababa de tensar la cuerda de la correa. Entonces pensé, una vez más, que estos humanos dicen querer mucho a sus mascotas, pero no respetan para nada nuestras relaciones sociales.

4 comentarios:

Víctor dijo...

El tema -personificación de un perro- machacadísimo (yo también tengo alguno) pero tu solución me gustó. Bien, Javier.

Javi dijo...

Te confesaré algo, Víctor: está basado en hechos reales.
Y una aclaración: yo no era el perro, era un paseante observador, jeje.
Gracias, un abrazo.

No Comments dijo...

Muy bueno aunque es verdad que hay temas recurrentes, por otra parte inevitables.

Un saludo indio

Javi dijo...

Muchas gracias por el comment, no idems.
Saludos!