viernes, 30 de julio de 2010

Huesos - Esteban Dublín


María Cristina Ibarra tiene mil canciones incrustadas en los huesos. Es por eso, tal vez, que disfruta fracturándose. Porque cada vez que uno de sus simientes se quiebra, en lugar de sonar crack, como debería ser, se escucha una composición completa y detallada que deleita sus oídos. Esta noche se espera una tragedia. María Cristina muere por escuchar una sinfonía.

2 comentarios:

Javi dijo...

Increíble la idea. Me gustó esa sinfonía.

Patricia dijo...

Canciones incrustadas en los huesos. Una idea bella.