viernes, 18 de junio de 2010

El orden de las cosas – Ruy Feben

Coloqué la penúltima y metí la mano a la caja: la última pieza del rompecabezas (juraría que la vi minutos antes) no estaba. Busqué por todos lados (“la fe arma rompecabezas”), pero a mi Mona Lisa le faltaba aún una pupila.
Miré de nuevo el rompecabezas, con vértigo: le faltaban ahora más piezas; la Mona Lisa había perdido una manga de vestido, media sonrisa. Volteé para buscarlas bajo un sillón que (estuvo ahí siempre) no pude hallar. Más cosas se esfumaron cuando no las veía: ventanas, jarrones, la foto de mi hijo muerto, el rompecabezas entero (el horror): todo haciéndose nada.
Temo dormir: dejar el universo (desvaneciéndose pieza por pieza) a mis espaldas.

Tomado de: http://elclaxon.arts-history.mx/

1 comentario:

Javi dijo...

Ruy, esa costumbre tuya de descomponer la realidad en pequeños fragmentos... a veces luego ocurre eso, falta alguno y todo se desmorona.
Original en la forma, buen cuento.