domingo, 6 de junio de 2010

Será justicia – María Pía Danielsen


La propiedad inmueble sede del hogar conyugal se adjudica a la esposa y a los hijos menores de edad. El vehículo utilitario al esposo. Se establece un amplio régimen de visitas. Le corresponde a la dignidad de ella el sesgo de la certera hoja de filo inclemente. El aburrimiento y la indiferencia al ego de él. A ambos un mar de olvidos, mareas de distancias y el fracaso vestido de humanidad.

Tomado de: http://elhuecodetrasdelaspalabras.blogspot.com/

3 comentarios:

BRW DJ dijo...

Me mata su forma de escribir. En verdad es fantástica.

Javi dijo...

Muy buen cuentito, María Pía.
Enhorabuena.
Javi.

Víctor dijo...

Me gustó esa separación de bienes (y males) que propone Maria Pia.

Un saludo.