lunes, 28 de junio de 2010

En el restaurante - Javier López


—¿Usted no pide nada de comer? —me preguntó el jefe durante la cena de empresa.
—No. Yo me alimento de minificciones —respondí con convicción.
—A ver... explíquese. No le entiendo —inquirió él nuevamente.
—Pues si hubiera pedido bistec, como usted, no habría tenido lugar esta conversación. Y entonces no estaría escribiendo esto, que es una minificción —apostillé.

4 comentarios:

Florieclipse dijo...

Con ustedes Javier López, mejor conocido en la blogósfera como "El minificcionófago". Excelente cuento, Javi.

Javi dijo...

¡Gracias, Carmen!
Me llena de orgullo tu elección, y por supuesto, tu comentario.

María Taltavull dijo...

¡Muy bueno! Un cuento que se recorre por un camino circular, con ingenio y en formato de esfera.

Javi dijo...

Gracias, María.
Muy bueno también tu comentario, me gustó eso del formato esfera. Lo anoto!
Saludos.
Javi.