sábado, 12 de junio de 2010

Exorcizo te - Daniel Frini


—¡Fue ese señor, papá! —gritó el pequeño demonio mientras señalaba con su dedo —, ¡él me obligó a abandonar el cuerpo de mi huésped!
El aterrorizado sacerdote se quedó paralizado frente al terrible leviatán de más de tres metros de alto, ojos rojos, serpientes por cabellos, piel erizada de pústulas, manos como garras, piernas de caprino y fétido, en su olor a azufre.
—¿Así que usted le tiró agua bendita a mi hijo? —inquirió en latín el horroroso padre, mientras se acercaba al exorcista blandiendo su espada llameante.

Sobre el autor: Daniel Frini

5 comentarios:

Víctor dijo...

Grande, Daniel. Menudo modo de desplazar el punto de vista habitual.

Un saludo.

Ogui dijo...

Si era un Leviatán semejante, el cura supongo que contaría con una alberca de agua bendita, ¿no? Aunque pareciera que no... ¡Qué gaffe!
Muy bueno, Daniel...

Javi dijo...

Para eso está un padre, para defender a su hijo, por encima de todo.
Ogui, creo que el cura cogió la manguera del jardín y bendijo el agua a posteriori, que las urgencias son antes que las formalidades.
Muy bueno, Daniel.

Daniel Frini dijo...

Gracias Javi, Ogui y Victor.

Baizabal dijo...

Es muy bueno este microrrelato, muy muy bueno.