domingo, 1 de agosto de 2010

Una cana al aire - Jorge X. Antares


El tren de cercanías paró y recogió a los últimos pasajeros de la noche. La suave música clásica les arruyó hacia el cementerio. Todos pensaban que ojala pudieran salir más noches, pero sabían las reglas. Sólo los treinta de octubre.

1 comentario:

Patricia dijo...

Ojalá pudiera contarte lo mucho que disfruté de tu micro. Pero no puedo teclear el mensaje. Hasta el 30 de octubre.