miércoles, 15 de abril de 2009

Charlas pendientes- Jordi Cebrián


Si yo fuera más valiente, me sentaría junto al vagabundo con quien siempre me cruzo al volver del trabajo. Leyendo siempre alguna novela de Karl May o Zane Grey, se sienta al sol junto a un carrito de supermercado repleto de bultos y bolsas. Es un anciano de edad indeterminada, del que sólo conozco ese momento diario de enfrascada lectura, entre buscadores de oro y algún sheriff peleón. Cada día reduzco el paso junto a él, le observo de reojo, e imagino que hablamos de indios y cuatreros. Y algún día descubriré apenado que ha muerto, y que nunca le hablé.

3 comentarios:

Nanim dijo...

Ojalá te atrevieras a escucharlo.

Salemo dijo...

Muy bueno.

Cyborg-poeta dijo...

Muy buen cuento..
...yo suelo ser quién le pregunta a cualquier ser que escondido tras su destino mundano, esconde la libertad...
...deberiamos hablar con ellos, tienen mucho para decir...

Saludos