martes, 5 de agosto de 2008

Página desierta - José Vicente Ortuño


PÁGINA DESIERTA
José Vicente Ortuño

—Oye Cirilo, quiero que seas el protagonista de una microficción —le dije al camello.
Me miró de esa forma que miran los artiodáctilos rumiantes oriundos del Asia central cuando desearían decirte: “¡Y a mí que coño me importa!”
—¡Hombre… digo camello! ¡Que van a leerlo miles de persona de todas partes del mundo! —insistí.
Me lanzó un gruñido en lenguaje camélido barriobajero, algo así como: “¡Vete al cuerno, gilipollas!”
—Vale que Benito se enfadara por lo de la página color fucsia, pero a ti te doy a elegir el color que más te guste.
Se dio media vuelta, levantó el rabo y soltó un pedo.
—¡Eres un guarro Cirilo! ¡A Benito y a ti se os ha subido la fama a la cabeza, pues ya no escribo nada de vosotros y dejo esta página desierta!