jueves, 12 de febrero de 2009

La noche del cometa - Sergio Gaut vel Hartman



Anoche, mientras dormíamos, un cometa invisible rozó con su cola el planeta Tierra. Durante una fracción de segundo, cada uno de nosotros fue bañado por las partículas y la sangre hirvió en la venas, las células se dieron vuelta como guantes y ciertas moléculas modificaron la ecuación cuántica que hasta entonces las habían regido. Cuando nos levantamos, esta mañana, éramos otros, aunque no lo sabíamos. Tal vez nos enteremos dentro de una semana o un siglo, no importa. Somos otros, y cuando se sepa, la prehistoria habrá terminado definitivamente.

1 comentario:

Nanim dijo...

Esta mañana éramos otros, aunque no lo sabíamos... la conciencia a veces se retrasa...