miércoles, 29 de junio de 2011

Alumbramiento - Susana Rosa Lares


Miles de lenguas lamían ansiosas el vidrio de la botella gigantesca. Con avidez y fruición intentaban destaparla para obtener la esencia de las cosas prisioneras en ella.
Los denodados esfuerzos lograron el propósito y los suspiros de alivio fueron audibles.
Por fin, las palabras se desparramaron sobre la mesa y todas las lenguas abrevaron en ellas.


Tomado del blog de autores santiagueños En Los Esteros

Imagen: Poisonous Yellow, de zzen en deviantArt

3 comentarios:

montse dijo...

Increíble ilustración y buen texto de acompañamiento (¿O es al revés?)
Sea como sea es muy sugerente.

Javier López dijo...

Bonita idea, Susana.

Nanim dijo...

Hay lenguas y lenguas...