martes, 7 de junio de 2011

Audaz explorador encuentra trágico final – Sergio Gaut vel Hartman


Logró, por fin, meterse dentro de la heladera. Lo primero que constató fue que la luz se apagaba al cerrar la puerta, tal como había sospechado. Pero lo que siguió fue algo inesperado y para nada de su gusto. En la oscuridad, los alimentos que parecen inanimados a la vista de las personas, se precipitaron sobre él y desataron una orgía que incluyó embadurnamientos de mermelada y mayonesa, dentelladas del surubí que por lo visto se había hecho el muerto y alcoholización forzada a cargo de un blanco californiano de cuarenta grados. Lo peor, sin embargo, fue que la puerta no se podía abrir desde adentro, aunque la asfixia llegó antes, misericordiosa, gracias a una naranja que se le metió hasta la garganta.


Sergio Gaut vel Hartman

9 comentarios:

Javier López dijo...

Una vez tuve un gnomo en la nevera que producía pequeños poltergeist entre los alimentos. Tras pensar de dónde podía venir, acabé concluyendo que yo mismo lo había transportado en la bolsa de los champiñones.
¡Cosas que ocurren el esos electrodomésticos!

xixe dijo...

Encontré este blog por Adriana Menendez. Es muy interesante y quisiera seguir visitándolo. Saludos.

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Siga visitando, amigo. Y no se asuste si los electrodomésticos no funcionan o funcionan mal. Es el poltergeist, como dice Javi...

Inimpus dijo...

Muy bueno. Me recuerda a un relato de Wimpi (Arthur García Núñez, periodista y narrador uruguayo), en que un tipo compra una heladera eléctrica y quiere saber si realmente se apaga la lamparita cuando se cierra la puerta, y lo encuentran congelado adentro.

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

La idea de Wimpi me debe haber quedado pegoteada a alguna neurona. De chico lo escuchaba por la radio y ya más grande leí El gusano loco y otros de sus libros. De todos modos el tema de la luz de la heladera es un clásico. Gracias por el recuerdo.

Inimpus dijo...

No por nada Borges se enorgullecía de lo que había leído más que de lo que había escrito! Uno reescribe, crea y recrea permanentemente sobre lo que tiene pegado en las neuronas.
Un fuerte abrazo, Sergio.

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Un enfoque, un giro, una exposición original de un viejo tema, es todo un logro. Una idea absolutamente original, es una hazaña. Pero uno no pierde las esperanzas...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Un enfoque, un giro, una exposición original de un viejo tema, es todo un logro. Una idea absolutamente original, es una hazaña. Pero uno no pierde las esperanzas...

Ogui dijo...

¡Arriba Wimpi!