sábado, 2 de enero de 2010

El hallazgo - Oriana Pickmann


La expedición “Ares II” llegaba, finalmente, al planeta rojo. El equipo estaba conformado por los más prestigiosos científicos y paleontólogos. En el viaje predecesor, habían encontrado unas huellas extrañas sobre la superficie marciana, lo que suponía un importantísimo hallazgo para la humanidad.
Los paleontólogos confirmaron, tras detenidos estudios, que aquellas huellas debían pertenecer a un dinosaurio. ¿Era posible? Durante siglos se habían buscado indicios de vida microscópica sin éxito, y de repente se encontraban huellas de un animal gigantesco que, de confirmarse su autenticidad, echarían abajo todas las teorías sobre la vida en la galaxia.
Durante meses investigaron, cavaron, observaron y midieron. Cuando ya casi habían perdido las esperanzas de toparse con algo más que explicara este importante descubrimiento, uno de los científicos advirtió una inscripción sobre una roca que pareció aclararlo todo. Firmaba un tal Monterroso que, al parecer, cuando ellos llegaron, ya había estado allí.

1 comentario:

Javi dijo...

Excelente micro, el tan manido tema de Monterroso y el dinosaurio a veces sigue dando sorpresas, como ésta tuya llena de ingenio y buen hacer.