viernes, 2 de octubre de 2009

Minimalista - Paloma Zubieta López



Un hombre.

Un hombre con sombrero sentado en una banca del parque.
Un reloj inmóvil, un recuerdo y un dolor profundo.
Unos labios.
Un domingo al amanecer.
Una cerradura abierta, un olor extraño.
Un portazo y gritos.
Un secreto a voces.
Una persecución por las escaleras.
Un abismo y un instante.
Una decisión.
Un día de lluvia.
Un funeral.
Un hombre, una banca, un parque, una vida rota.
El hombre se va. Esta fue su historia.



Tomado de: http://deesquinasyrincones.blogspot.com/

3 comentarios:

Florieclipse dijo...

Eso fue una secuencia hermosa y triste, como las de las películas de Wim Wenders. Me encantó.

Elizabeth Quezada dijo...

A mí también... es el más inteligente de la serie de cinco que leí.

El Titán dijo...

esto sale bien con el concierto para piano nro. 1 de Philip Glass...