martes, 6 de octubre de 2009

Humor negro, africano – Sergio Gaut vel Hartman & Héctor Ranea


La maestra belga, en el Congo, pregunta a sus alumnos:
—Si le cortamos el brazo a este niño por no aportar la cuota diaria de leche de caucho, ¿hasta cuánto podrá contar de ahora en más?
—¡Hasta cinco señorita! —gritan a coro los niños, aplicados y alertas, a pesar de la ceguera. .
—No, ¡está mal! —replica ella, furiosa—. Apliquen sus cuatro sentidos restantes a la resolución de los problemas que les planteo o les arrancaré las orejas. Si no fueran unos negros retrasados mentales habrían descubierto que este niño es reincidente y ya le han cortado la otra mano y una pierna.

3 comentarios:

Iemanja Haagensen Wilde dijo...

que fuerte!

Esteban Dublín dijo...

Cruel y directo. Excelente.

Angela dijo...

Terrível mas, infelizmente verdadeiro.