jueves, 27 de mayo de 2010

Consejos vitales - David Moreno


Hijo mío, ya no eres ningún alevín. Has crecido y es hora de que tengamos una charla de padre a hijo. Escúchame con atención. Se acerca tu primera vez y aunque la curiosidad te domine debes ser cauteloso. Yo mismo, de joven, estuve a punto de caer en la tentación, tenía hambre y el bocado era jugoso. Casi pierdo la cabeza, pero vi a tiempo el anzuelo y me salvé de la muerte.

Ilustración: "Padre e hijo" (detalle), de Claudio Bravo

2 comentarios:

Miguel dijo...

Estupendo consejo, aunque desconfío de que surta efecto. La tentación es demasiado fuerte.

Saludos

José Eduardo Lopes dijo...

A mim, lembrou-me a película infantil "Nemo" ;)