domingo, 23 de mayo de 2010

Pasión alienígena - Martín Gardella



Ella es una chica de otro planeta. Tiene una nave espacial camuflada en la cocina de su casa, pero lo niega (dice que sólo es un electrodoméstico un poco antiguo, que hace un ruido muy particular). Disimula, prefiere ocultar su origen. Habla perfecto español, toma mate, come empanadas. Apaga las luces de su dormitorio cuando la desvisto, alegando ser un poco vergonzosa. Quiere convencerme de que es una mujer normal, pero no lo logra. Las caricias de sus manos de ocho dedos la descubren. Y sus besos hechiceros, tan distintos a todo lo antes conocido, tienen el sabor característico de las estrellas.

Tomado de http://livingsintiempo.blogspot.com

2 comentarios:

Antonio dijo...

Martìn... este cuento me encantó. Te felicito

Martín dijo...

Gracias Antonio por tus palabras, y a Químicamente Impuro por a publicación. Es un cuento muy especial, que también me gusta mucho. Saludos