domingo, 1 de mayo de 2011

Deformación profesional – Isabel María González


Maribel y yo vinimos aquí a descansar tras la exitosa presentación de mi novela. Tenerife, descanso merecido después de haber trabajado ininterrumpidamente casi dos años en ella: horas y horas de intenso desgaste emocional, de revisiones, correcciones, de soledad necesaria, de aislamiento, de insomnio, de celibato impuesto por ella, harta ya de ser la viuda de mis encierros y  la chacha de mi escribir obsesivo. Un merecido descanso fue muy bien acogida por la crítica seis meses después. Las ventas me ayudaron a pagar los enormes gastos de su divorcio y de las pensiones de sus hijos.

1 comentario:

Isabel Mª González dijo...

Gracias por la publicación: un placer , formar parte de la selección.