miércoles, 18 de mayo de 2011

El Paseíto - Ana Vidal



Caminan rápido, aunque les duelan los pies dentro de las viejas botas. En un montículo junto a un claro del bosque paran y distribuyen a los prisioneros en fila. Primero los colocan de espaldas, como si no quisieran mirarles, pero cuando están todos dispuestos uno ríe y dice: «no, mejor daros la vuelta, quiero veros bien», y trabajosamente, porque tienen los ojos vendados, se giran.
Entonces se colocan ellos, uno enfrente de cada uno, apuntando, y dan la consigna: «uno, dos, tres, ¡fuego!». Caen los cuerpos sobre la piedra.
El más alto se acerca y tocando a uno con el pie le dice: «Juanito, siempre te tiras antes de oír fuego, te toca prisionero otra vez».

2 comentarios:

El Titán dijo...

genial, muy buen final, inesperado...

CYBRGHOST dijo...

Enhorabuena por la publicación/difusión aquí. El relato ya sabes que me parece estupendo.