miércoles, 18 de mayo de 2011

Antes del vacío - Fernando Puga


—Abre tu mente— dijo el gurú con las manos apoyadas sobre mi cabeza y los ojos entornados como quien busca bajo los párpados la cara de Dios, cuando fui en busca de ayuda para desbloquearme.
Resultó. Desde entonces las águilas no dejan de hurgar en mi cerebro confundiéndolo con el hígado de Prometeo y desgarran el lóbulo donde se asientan las musas que nutrían al poeta que habita en mi voz.
Temo que no podré volver a juntar los parietales.

3 comentarios:

Javi dijo...

Terrible, buenísimo.

fer dijo...

gracias

El Titán dijo...

difícil la vida del poeta...