martes, 16 de agosto de 2011

No Big Deal - Héctor Luis Rivero López


El reportero esperaba afuera del estudio, ansioso por entrevistar a los concursantes.

─Oiga, usted, sí, usted, díganos cómo se siente.
─Joder, solo he perdido 4 dedos, pero mire, ¡me he ganado el Ferrari de mis sueños!
─Pero se le va a hacer incómodo manejar el volante sin esos cuatro dedos, ¿no cree usted?
─¡Bah!, no importa, hombre, y por si acaso, tengo un amigo médico que me injertará otros por una suma razonable; o si no, me los pongo robóticos, todo es posible ahora.
Los concursantes salían adoloridos y eufóricos del estudio de TV con sus boletos para premios gratis, tales como coches de lujo, móviles, plasmas, muebles y computadoras; pero todos con una mano vendada. “Dame un dedo y llévatelo”, cada vez aumentaba más su popularidad y “rating” en toda la nación americana.

Tomado del blog Sin ton con son



Acerca del autor:

1 comentario:

Patricia Nasello dijo...

Gran ...parodia? retrato realista? acerca del modo en que elegimos entretenernos hoy

Bravo, Héctor