miércoles, 24 de marzo de 2010

Omnipresencia - Esteban Dublin


Carmelo Serrano posee el magnífico don de la ubicuidad. Y gracias a su habilidad ha podido desarrollar un sinnúmero de conquistas en espacios distintos y tiempos exactos. Con el paso del tiempo, a pesar de eso, Carmelo se ha enamorado de Jimena, una de sus tantas mujeres, y poco a poco ha ido deshaciéndose del resto. Pese a todo, él mismo se ha convertido en su principal enemigo, porque cuando, estando en un lugar, sabe que Jimena está con otro de sí mismo, unos celos enfermizos se apoderan de él sacándolo de sus cabales. Es entonces cuando el orgullo masculino se desborda y la lucha entre todos los Carmelo Serrano por el amor de Jimena deriva en una sangrienta guerra sin cuartel en la que no hay espacio para la tregua ni la compasión. Mañana se celebrarán catorce exequias simultáneas.

4 comentarios:

Javi dijo...

Muy buen relato, Esteban.
Un saludo.

Florieclipse dijo...

Fantástico, master Dublin. Soy su fan.

Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia dijo...

Muy bueno,saludos cordiales Neli ♠

Esteban Dublín dijo...

Gracias a los tres.