jueves, 4 de marzo de 2010

Primeros auxilios - Óscar Román Alconada

 

—Bautista, vuelva por favor, que me estoy poniendo enfermo. Acérquese, que se lo digo al oído, no quiero que sufra la dama que me acompaña. Fuertes retortijones anuncian un final trágico. Me tiemblan las manos, se me nubla la vista y un escalofrío recorre mi cuerpo. Tengo ahora en mi boca el amargor de la muerte y empiezo a ver la luz al final del túnel. Creo que he sido víctima de un envenenamiento. ¿Cicuta, tal vez?
—Sólo es la cuenta, señor. ¿Le paso la factura a su jefe, como siempre?
—Añade diez euros de propina, por los primeros auxilios, ya noto una leve mejoría.

Tomado de http://oscarroman.com/

Ilustración: Alphonse Mucha (1860-1939)

1 comentario:

Persis dijo...

¡Me encanta que me auxilien de esta manera! ¡Genial!