viernes, 3 de diciembre de 2010

Triángulo equilátero - Víctor Lorenzo Cinca

El mudo intenta inútilmente seducir al sordo con dulces palabras que jamás llega a pronunciar, mientras éste, de espaldas al mudo y perdido en su silencio, pretende hechizar con sus sensuales miradas al ciego, que a su vez permanece absorto en su oscuridad, ajeno al estéril flirteo de su alrededor.

El amor es ciego. Y sordo. Y mudo.


Tomado de Realidades para Lelos

1 comentario:

Patricia dijo...

ja já, divertido y original. Bravo Víctor!