martes, 1 de marzo de 2011

Agresión injustificada - Sergio Gaut vel Hartman


—No entiendo por qué me odian —le dijo el magnate a su médico. Él se limitaba a ser el dueño de empresas de comunicaciones, siderúrgicas, clubes de fútbol, pozos y refinerías de petróleo, fábricas de autos, de alimentos, de ropa, de calzado, de clínicas, de escuelas. Una corte de adulones pretendía que le dieran el Premio Nobel de Platino y se le concediera el título de Emperador de la Tierra—. En serio, no lo entiendo —repitió tras ser salvajemente agredido por una multitud de marginales que tampoco entendían por qué el magnate los odiaba con tanta saña.

2 comentarios:

El Titán dijo...

Lúcida crítica social, muy bueno, Sergio...

Javi dijo...

Más que bueno.
Todavía es posible rescatar joyas de 2009 y 2010 en nuestro "fondo editorial"...