domingo, 13 de marzo de 2011

La reina de la noche - Paloma Hidalgo



Envuelta en su crisálida se sentía protegida, no había tormenta que la mojase ni sol de mediodía que estropeara su piel. Se acostumbró a ver el mundo tras el brillo lechoso de su cárcel de seda; un buen día el reloj biológico marcó la hora de  salir, el mundo de colores y sensaciones que ante ella aparecía le daba tanto miedo que no pudo abrir sus alas. Llegó la noche, el terciopelo de su oscuridad la atraía. Y se dio cuenta de que era una polilla en el cuerpo de una mariposa. La reina de la noche espera ilusionada que un entomólogo encuentre la solución a su problema.

Paloma Hidalgo

4 comentarios:

maria oliver dijo...

... debería disfrutar de ese regalo de alas que le ha otorgado caprichosamente el destino

un saludo!

Rosalía dijo...

Nunca llueve a gusto de todos ...

Saludos!

Paloma Hidalgo dijo...

Sí María, quizás lo termine haciendo...Gracias

Paloma Hidalgo dijo...

Rosalía me alegro de encontrarte también por aquí.
Un abrazo.