martes, 29 de marzo de 2011

La palabra ambigua – Héctor Ranea


El hortelano miró las plantas en flor y pensó que así estarían bien. Después labró la tierra para su sepultura y antes de que se pusiera el Sol vio que así debía ser. A la noche, asesinó a su mujer y su amante y usó el pozo labrado. Al día siguiente regó sus hortalizas y vio que todo estaba bien.

Sobre el Autor: Héctor Ranea

Imagen: Blessing, de Sesfitts en deviantArt

8 comentarios:

Javi dijo...

Y todo tan normal. Aquí no pasó nada. Cuando esté bien crecida la lechuga, la ponemos en la mesa en ensalada. Y la vida sigue.
Buenísimo, Héctor.

Daniel Frini dijo...

Una caposidá este cuento, Don Ogui!

Luisa Hurtado González dijo...

Se quedó la mar de a gusto. No es que todo al día siguiente estuviese bien, al día siguiente todo estaba mejor, mejor que nunca, sin duda alguna.

Sucede dijo...

Espeluznante comoposición bíblica...
Bien contanda y con clase!
Saludos!

Ogui dijo...

Gracias a todxs! Una emoción, vean... ¡Este hortelano ambiguo!

sergio astorga dijo...

Es natural que el comentario deba ser laudatorio.

Abrazo ineludible.
Sergio Astorga

Javi dijo...

Sucede dio una buena clave. Estílo bíblico. Es cierto, estilo Génesis, pero no el Genesis de Peter Gabriel, ni el posterior de Phil Collins. El de antes, ese contra el que tuvo que luchar Darwin y luego de eso muchos más...

El Titán dijo...

El Génesis del ángel Gabriel dirá usted, ese que degeneró el génesis generando un homicida en cada esquina...
El cuento, robandole a Frini, una caposidá...