sábado, 22 de enero de 2011

Gén 22, 11-14 - David Baizabal


Pero el Ángel de Dios lo llamó desde el cielo y le dijo “Abraham, Abraham.” El contestó “Aquí estoy.” “No toques al niño, ni le hagas nada, pues ahora veo que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes.” Abraham miró a su alrededor y dijo “Aléjate, Satanás, yo obedeceré los mandatos del Señor”. Abraham llamó a aquel lugar “Yavé pone a prueba”. Y todavía hoy la gente dice “En ese monte enloqueció Abraham”.


Imagen by Christians - Deviantart

1 comentario:

Arturo Valmonte dijo...

Si es que este dios del Antiguo Testamento es el personaje más brutal y maligno que uno pueda encontrar en la literatura.

Saludos