martes, 25 de agosto de 2009

Un atropello a los derechos anátidas – Daniel Frini


Bastante hijo de puta el Caballero Cisne de Lohengrin. Ordenó la represión de una manifestación pacífica de los patos y la detención de sus cabecillas Donald y Lucas; en represalia por las burlas sufridas en su infancia, cuando era considerado un patito feo, feo.

5 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Qué cuento tan extraordinario. De nuevo, Daniel, sorprendes con muy poco.

Daniel Frini dijo...

Gracias, Esteban. Un placer tenerte como lector

Angela dijo...

Uma percepção única deste conto tão triste e absurdo!

Javi dijo...

Hiperbreve, ultrabueno.

Daniel Frini dijo...

Gracias, Angela y Javi