miércoles, 11 de junio de 2008

Blanqueo – Carmen Courtaux




—Ya es hora de que hablemos claro —dijo mirando a su creador a los ojos—. El público está abierto a estos temas, ya no nos rechazan como hace cincuenta años.
—Lo que me pides es un imposible —le respondió mientras llevaba el vaso de whisky a su boca—. Nunca diré que eres gay.
—Es un error, Mr. Fleming —murmuró James mientras revolvía su Martini.