miércoles, 23 de febrero de 2011

Insomnio recurrente - Javier López


Como cada noche, recurría a la tradicional cuenta de ovejas para tratar de conciliar el sueño.
Parecía funcionar, y cuando llevaba contados un buen número de animales que saltaban la valla para entrar al redil, el sueño comenzaba a apoderarse de él.
Entonces surgía la imagen de siempre: una oveja negra se negaba a saltar y se salía del grupo. De ninguna manera lograba reconducirla.
Esta escena le hacía recordar que él era el miembro menos deseable y respetado de su familia. Y esa era, precisamente, la causa de sus desvelos.
La cuenta volvía a comenzar, en otra noche más de insoportable insomnio.

2 comentarios:

El Titán dijo...

Yo por eso chupo whisky antes de dormir: así las ovejas se deshacen en alcohol...

muy bueno Javi...

Javi dijo...

Jajajaja Esteban... una buena estrategia para que llegue el sueño. Un abrazo!