miércoles, 20 de abril de 2011

Una de gigantes – Héctor Ranea


—Cosas vederes, Sancho, que non crederes.
—¿A qué se refiere esta vuelta, Don Quijano?
—¡Al gigante Fukushima, hombre! ¿Acaso no lee los diarios?
—¡Otra vez con los gigantes? ¿No escarmentó usted?
—Este es peor que los gigantes que tú llamas molinos. Al menos, aquesos revoleaban sus brazos para atacar y defenderse. Este posee –dicen– armas más poderosas que mi casco de Mambrino.
—¡Pues sí que desvaría, hombre! ¿De qué habla?
—Radiactividad llaman a su fuerza. Al parecer una radiación invencible. Diz que se tira un cuesco y nos morimos todos, vea.
—Pues espéreme a que termine este cocido madrileño y ya va a ver ese Fukushima y sus pedos de gigante. ¡Esperen a Sancho Panza, esperen! ¡Aquestas sí son radiaciones, o irradiaciones, mortales!

5 comentarios:

Elisa dijo...

Qué buena y qué divertida. Poco nos queda que hacer ante el gigante Fukushima, esperemos que al menos aprendamos la lección.

Enhorabuena por el micro, Héctor.

El Titán dijo...

gigantes, gigantes eran los de antes: estos son monstruos...

muy bueno, Ranea...

Javi dijo...

Cocido madrileño vs. radioactividad. ¡¡¡Hagan sus apuestas!!!

Ogui dijo...

Don Quijote deberá enfrentar a esos monstruos, entonces. No le queda otra chance... ¡
Gracias, gente!

luciano dijo...

Muy bueno.