jueves, 7 de abril de 2011

Viajes nefastos - Sergio Gaut vel Hartman



Tras convertirse en un voraz lector de micro y macroficciones, Gregor Samsa deseó conocer a la mariposa de Chuang Tsé. Soñaba casarse con ella y vivir juntos y felices para siempre en la isla de Mompracén, como lady Mariana y Sandokán. Pero el dinosaurio de Monterroso llegó antes de que el monstruoso insecto lograra consumar su apetencia, y aunque como banquete no era gran cosa, Gregor terminó masticado, deglutido y digerido.
—Demasiado tarde para arrepentirse —dijo sir Arthur Conan Doyle. Y contemplando con tristeza al gran lagarto, agregó—: Vaticino que tu especie se extinguirá por culpa de la ingesta de personajes de ficción mutados.
—¿Cómo es eso posible? —musitó el saurio mientras sentía que la vida lo abandonaba.
—Los viajeros del tiempo —dijo el creador de Sherlock Holmes—, sembraron el pasado de porquerías.

Acerca del autor:
Sergio Gaut vel Hartman

12 comentarios:

Javi dijo...

Cuánto bueno en tan poco espacio.
Una curiosidad taxonómica... ¿qué demonios sale de un coleóptero y una mariposa?
Genial engendro!!!

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Gracias, Javi. Lamentablemente, la unión no pudo consumarse por culpa del dinosaurio. Tendremos que esperar a que el clon de Kafka pergeñe un Gregor Samsa Bis, que lo transforme en escarabajo, que el tal escarabajo se aparee con alguna mariposa que aletea en China y produce huracanes en Mallorca y que Javier López junte todo eso en una microficción.

El Titán dijo...

Es cierto: los viajes en el tiempo están arruinando la literatura...
Hay que empezar a matar a los viajeros, preservar a los dinosaurios y fumar un poco de opio con Sherlock...
Muy bueno, Sergio...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

El problema es que Wells preservó a su Viajero del Tiempo nombrándolo así, Viajero del Tiempo. ¿Cómo haremos para encontrarlo y darle su merecido? A Henry Hessel, el hombre que mató a Mahoma instigado por Alfred Bester, ya lo tengo localizado en un cuento. Habría que ver si pesco al ricachón que fue a Venecia enviado por Mack Reynolds...

El Titán dijo...

y el de El fin de la Eternidad? Y Spock? y Marty Mc Fly? eh?

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Esos te los dejo a vos, Esteban. Ya sabés lo que tenés que hacer...

Ogui dijo...

Me parece, pero no es seguro cien por ciento, que el viajero del tiempo era Sherlock Holmes que inventó la máquina e hizo algunos viajecitos con dos objetivos, procurarse "dope" y encontrar a los delincuentes. Le dejó la máquina a su nieto putativo sin el dispositivo conocido como disparatransferator. El niño, aburrido de jugar con los juguetes del abuelo se lo regaló a un tal Wells Mills. De ahí que no quiera mencionar al Viajero por su nombre. ¡Es el Emmenthal, amigos!

Javi dijo...

Sergio, que el dinosaurio se coma a Samsa no es problema. El coprolito llegó intacto a nuestro tiempo (o a cualquier otro tiempo, que para eso está la máquina), deseando ser fecundado por una mariposa descendiente de la de Chuang Tsé... Ya tenemos engendro.

Ogui dijo...

No era un coprolito. Es una escultura de Jasón que fuera tragado por el dinosaurio (después dio lugar a la leyenda de Jonás tragado por una ballena). Jasón, dicen, tallaba cosas en el estómago principal del dinosaurio y las mandaba por la via expedita para hacerle creer que había comido cosas que nunca había comido. Tanto lo sugestionó que el dinosaurio terminó muriéndose de hambre. Jasón nunca conoció a Sherlock Holmes por haber estado encerrado en este escondrijo...

El Titán dijo...

En realidad, Jonas es un prisionero del siglo XXXIII, cuyo crimen no puede ser contado y cuyo castigo fue ser enviado al pasado sin boleto de regreso...

Sergio Gaut vel Hartman dijo...

Estoy asustado. Me tranquiliza pensar que ustedes son mis amigos, no mis enemigos. Pero ¿y si eso cambiara algún día? ¿Dónde me podré esconder?

Ogui dijo...

¿Más prueba de amistad que escribir varios cuentos enlazándo los comentarios? ¡Vamos! Ni el viajero del tiempo tuvo tantos amigos, ni Roberto Carlos, sin ir tan lejos...